Antonio F. Marín

8 de diciembre de 2016

La OCDE avisa del coste y económico de los repetidores

La tasa de repetición escolar de los murcianos es de las más latas, según el estudio PISA. ¿Existen más burros en Murcia?, me preguntas mientras clavas tu pupila azul en mi pupitre. No, qué va. Ha existido una incompetente  docencia que disfruta, recibiendo el saludo de ex-alumnos porque estiman que así si labor esta bien hecha. LA OCDE dice que no: que un alumno te salude por la calle no significa que haya aprovecha stus insignes enseñanzas. Esa es la realidad. Y luego abundan  unos responsables (pedagogos y psicólogos y gente de mal vivir) que han llevado a los alumnos  al más profundo anbalfatetismo.

En Rusia los hubieran  fusilado por ineptos, inútiles y analfabetos. En España hasta les ponen una calle. E incluso  un tontucio que participa en una tertulia donde  se cree que sienta cátedra, sin saber que los oyentes se mueren de risa al oírlo con ese aíre de curica cardenalicio.

Yo me di cuenta de que no valía para estudiar (como otros mindundis que se han sacado su carrera), y me retiré para no hacer gasto. Pero hete aquí que el país quedó en manos de unos pedagogos, psicólogos y analfabetos que han llevado a España ser el hazmerreir de Europa. Y encima los interfectos no se suicidan. Yo me fui, abandoné,  pero los mediocres que se quedaron olismaron el chollo, la paga fácil y  la bicoca y que se quedaron siendo más burros que esos que en acabose la paja y murió el burro que la tronzaba. No hay que despedir, qué va,  sino fusilar a tanto cobarde roba herencias.

Feliz Navidad para algunos y algunas

Perdonad la falta de educación, pero es que me descojono de risa. 


7 de diciembre de 2016

Los tontos y tontas del haba


Ser locos, o parecerse a ellos,  es la mejor fórmula para pasar desapercibido. Ni Dios te echa de menos. No eres nadie, uno más... pero con el atributo de pegar el sombrerazo del gato por liebre. Te ríes de los cursis que sientan cátedra en conventos y monasterios o se van a la radio sin saber ni papa excepto de la progresía de sabandija y la cultura de hoz y rastrillo. Y no es que te echen de menos en las lápidas del cementerio, qué va; es que seamos serios: eres tú el las pinta y dibuja. Y arrieros somos. Eres el próximo. Nos veremos.



También. haberlos haylas (ayer me enteré gracias a un poesía/trampa), que hay sabandijas femeninas que se lo hacen de duras para  aparentar lo que no son, para agenciarse el prestigio que nunca tienen, ni han tenido ni tendrán. Yo no soy como otras, así que te lo digo claro, me dijo.

Como otras,  así que haberlas haylas. No lo sabía ni lo imaginaba. Creía que eran cuestiones de pueblo, de perullos, de gente que no sabe más. Pero no. Son las calienpollas de toda vida pero ahora recicladas en presuntas señoras de mercadillo a tres por cuarto.Tienen escuela: de casta le viene al galgo.


Os deseo a todos una asquerosa Navidad, es decir, la asquerosa Navidad que disfrutáis todos los  años aunque vuestras caras de pontigues de payasas y nuestros smokings de perullos del campo Ulea os quede grande y bonito entre un florilegio de patatas, Que os vaya bonito. Ose deseo fervientemente que este año lo paséis tan mal como el anterior y como el que viene. No seáis tonta y disfrutad la tontería Es tradición. Aunque este años procurar dejad la hipócrita tradición aparte. Por vuestro bien.

6 de diciembre de 2016

Alicia 2


No pretendo  meterme  en dar detalles:( la chica está casada y nunca ha sido mi estilo), pero por un momento te imagino soltera, como una esfinge,  monumento- nacional.    Eres es monumento nacional es cierto, con cintura estrecha, un  culo preeminente, unas curvas  curva que te marean sólo por navegarlas entre amores y espuma que surgen entre olas con un te quiero. O un te adoro.

Estás casada y eso es insalvable. La mar nos puede,
Pero te adoro, aunque a los dos nos lleves al naufragio. Qué bonito es naufragar contigo, agarrados a las misma madera y saber que moriremos, lo dos juntos con un último beso se despedida.

4 de diciembre de 2016

Tú, entre juguetes


Fuera lleve, pero dentro  juegas  con niños
o como niños,
y disfruto incluso más que ellos al  verte,
al  enjugascarnos junto a ti
aunque ellos  todavía no sepan de su suerte.

La suerte de tenerte
de oler los pétalos de  tu sonrisa,
y saberse protegidos por tu ternura
y  tus mismo entre muñecas y torres del Tetris.

Ojalá fuera poeta para decirte, sin miedo,  todo esto
y más;
mucho más;
como que anhelo jugar contigo,
como haces con los niños,
entre princesas de fresa y caballeros con armaduras de hojaldre
y sin necesidad de mirar a otro lado
que es donde miro,
para esconderme y fingir que no veo
que te miro
a hurtadillas,
como los críos traviesos miran el pastel de la última leja.

Mobusi